Viviendo, confiando, sonriendo

photo-1456313662881-afa112263c32

No entendía lo que me estaba pasando,
me detestaba tanto que ya no quería
seguir luchando, tal parecía que estaba
destinado a ser un fracasado.

Ese día cerré la puerta de mi cuarto y en la
esquina de mi cama agaché la mirada,
salieron disparados océanos de mi cara
como granadas que estallan y destruyen
todo a su paso, y sí, ahí estaba yo, hecho
pedazos.

Entonces me dije que ya era suficiente, que
necesitaba ser fuerte, que por un amor no
se acababa la vida, al contrario renacía.
Así que me armé de valor y de a poquito me
fui construyendo, de pronto se marchitó
el dolor y aquí me tienen de nuevo,
viviendo, confiando, sonriendo.

Kelbin Torres

6 comentarios

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

12 − once =